Sábado, 01 Julio 2017 00:00

Los viejos problemas de los viejos

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Hay temas que se repiten con una constancia que a veces genera miedo y desazón. Como ejemplo vale recordar todas las carencias (por llamar de alguna manera a la falta de atención de todo el arco de autoridades políticas) que sufrimos los castigados habitantes del cordón industrial, como el estado calamitoso de rutas y accesos y sus, a veces, correspondientes eternos arreglos que nunca terminan; la gran estafa que es la concesión de la autopista Rosario-Santa Fe; las formaciones de trenes que interrumpen permanentemente la circulación de los vehículos y hasta de las personas; la falta de barreras y normas de seguridad de los pasos a nivel; la falta de escuelas primarias y secundarias porque viene colapsando el ingreso de alumnos; la falta de un sistema de salud digno y, aunque la lista podría seguir, el desprecio que sufren nuestros ancianos, con un sistema perverso de atención en todos los sentidos.

Pero en nuestra región es aún más preocupante, debido a la ausencia de un prestador de salud que cuide de nuestros viejos como corresponde, con la dignidad que se merecen por haber trabajado y aportado durante toda su vida. Ya ha costado muchas vidas esta “deficiencia” que debería tener carácter judicial, es decir, debería haber un responsable penalmente ajusticiable, para que de una vez por todas los funcionarios, los responsables de que el sistema de salud funcione con normalidad, se hagan cargo para que no se repitan muertes como la de Beatriz Isasa, fallecida cuando era trasladada sin rumbo, siendo rechazada de aquí y de allá, porque un sistema perverso es sostenido desde hace tiempo. Culpa de todos los gobiernos, culpa de todos los dirigentes, culpa de todos nosotros que somos los que les otorgamos poder para que no hagan nada y encima lo que hacen es entorpecer más el bienestar de los ciudadanos, al dejarnos sin educación y sin salud.

Ahora, algunos ciudadanos de San Lorenzo se han autoconvocado, se van a movilizar, pero no será la primera vez, ya se ha hecho antes como respuesta a situaciones similares, sin embargo, a nadie de las esferas del poder parece conmoverlos. 

Estamos en épocas de campaña electoral, seguramente algunos sentimientos se pondrán en escena, como un elemento más del marketing político. Mientras tanto, los problemas siguen y no se atisban soluciones en poco tiempo. Y los dirigentes mentirán diciendo que este problema (como otros) requiere de mucho tiempo. Y es una mentira porque ese es el discurso que vienen sosteniendo desde hace muchísimos años y ni siquiera han aportado algún principio de solución.

 

Visto 401 veces
César Ríos

Director editor Diario Síntesis.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.