Reclaman por la desaparición del cartel que señalaba al Batallón de Beltrán como centro de memoria

Militantes de Derechos Humanos reclamaron a las autoridades por la desaparición del cartel de señalización del Batallón de Fray Luis Beltrán como centro clandestino de detención.

cartel.jpg

El ministro de Justicia y Derechos Humanos Juan Lewis junto a la coordinadora de la Red Federal de Sitios de Memoria, Judit Said, frente al cartel inaugurado en marzo de 2015 y que hoy desapareció

El Espacio por la Memoria la Verdad y la Justicia del Cordón Industrial, emitió un comunicado en el cual reproducen la nota enviada a la intendenta municipal de Fray Luis Beltrán, Liliana Canut y a los concejales de esa ciudad, por la desaparición del cartel de señalización del Batallón de Arsenales Nº 603, como centro clandestino de detención, que fura colocado en 2015 y que desapareciera un año después.

“Por medio de la presente, los integrantes del Espacio por la Memoria la Verdad y la Justicia, nos dirigimos a usted / ustedes para solicitarle se nos informe sobre el destino del Cartel que señalizaba como sitio de Memoria al Batallón de Arsenales ex 121 de Fray Luis Beltrán, ya que en el mismo y según consta en la Causa 161/04 fueron privados de su libertad, torturados y desaparecidos las víctimas del operativo de las Tres Noches de Julio, y el delegado gremial Manuel Casado que tiempo después recobrara su libertad, como así también los sobrevivientes a este Centro Clandestino de Detención, que dieron cuenta, inspección mediante, de dicho funcionamiento.

En marzo de 2015 y en vuestra presencia se formalizó la señalización de este lugar de horror, señalización que estuvo a cargo de la Secretaría de DD HH de la provincia de Santa Fe.

Para los sobrevivientes, para los familiares, para los militantes, este hecho fue un paso fundamental, no sólo en la construcción de memoria colectiva y en la búsqueda de Justicia, sino en poder gritar esas verdades negadas, ocultadas, desde los poderes y sectores políticos que jamás se ocuparon de la historia del cordón industrial”, expresa el comunicado.

La nota enviada a la mandataria y a los ediles, recuerda que “hace casi un año la señalización desapareció”, y continúa: “Recuerda el silencio sobre un simple cartel, el mismo silencio que se guardó durante la dictadura cívico militar y luego con el retorno de la democracia de los mismos actores de siempre.

Urge encontrar al responsable que dio la orden de quitar la señalización; urge encontrar la señalización; urge volverla a su lugar.

Sobre todo son ustedes, las autoridades beltranenses, quienes deben proteger los lugares históricos que si bien los tienen como protagonistas centrales nos incluye a todo el pueblo que no olvida, no perdona, que construye memoria sobre la verdad y busca Justicia.

Intimamos a que se nos dé una respuestas sobre los hechos  en un plazo de cinco días hábiles”, concluye la nota.

Inauguración

El cartel hoy desaparecido, había sido inaugurado en el mes de marzo de 2015, por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, en forma conjunta con la Red Federal de Sitios de Memoria de la Nación, señalizando al Batallón de Arsenales 603 (ex-121) de Fray Luis Beltrán como sitio de la memoria

Aquel acto había contado con la presencia del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis; la coordinadora de la Red Federal de Sitios de Memoria, Judit Said; la intendenta de Fray Luis Beltrán, Liliana Canut; sobrevivientes, familiares y organismos de derechos humanos, entre otros funcionarios provinciales, locales y del Poder Judicial.

Del acto también participaron el secretario de Derechos Humanos, Horacio Coutaz; la directora provincial de la Memoria, Nadia Schujman; el director del Programa de Protección a Testigos y Querellantes, Daniel Bóccoli; la fiscal federal, Mabel Colalongo; la diputada provincial Alicia Gutiérrez; y el presidente del Concejo municipal de San Lorenzo, entre otras autoridades locales y regionales.

El predio, perteneciente al Ejército Argentino, fue utilizado como centro clandestino de detención en el marco del plan sistemático de exterminio ejecutado por la última dictadura cívico-militar.

Según testimonios obrantes en el Archivo Nacional de la Memoria y en causas judiciales con sentencia, en ese predio permanecieron secuestrados y fueron torturados mujeres y hombres perseguidos por su militancia política, social y sindical en el denominado Cordón Industrial.

El ex-Batallón 121 integró un circuito represivo junto con centros clandestinos de detención del Gran Rosario como La Calamita (Granadero Baigorria), la Intermedia (La Ribera) y Quinta de Funes, entre otros sitios dependientes del Comando del Segundo Cuerpo de Ejército, responsable de la represión ilegal en Santa Fe  y el Noreste de la Argentina.

Cabe recordar que en 2013 el entonces gobernador Antonio Bonfatti, estableció por decreto declarar Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado a los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal desarrollada durante el terrorismo de Estado ejercido en el país hasta el 10 de diciembre de 1983.